Cómo conducir «sin meterse en charcos»

Jonatan Díaz
DGT.ES

Cuando llueve, el riesgo de sufrir un accidente aumenta hasta un 70% según varios estudios.

Con el asfalto mojado, la adherencia de los neumáticos es menor y necesitamos más metros para detener nuestro vehículo.

Así, cuando llueva mientras conduce, use el alumbrado de cruce, aumente la velocidad del limpiaparabrisas en los adelantamientos, amplíe la distancia de seguridad y encienda la calefacción para evitar que los cristales se empañen.

Además, antes de empezar a circular, asegúrese que sus neumáticos están en buen estado comprobando el desgaste de las ranuras principales de la banda de rodadura.

Y se entra en aquaplanin -los neumáticos no pueden desalojar el agua del firme por desgaste, baja presión o velocidad excesiva-, sujete el volante con fuerza, no frene a fondo y cuando note que recupera la adherencia, corrija la trayectoria suavemente.

Y si quiere, también se lo mostramos en una infografía animada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Consejos para conducir de noche

Durante la noche, el atardecer o el amanecer ocurrieron en España, en 2019, casi 30.000 accidentes con víctimas (el 29%). Sin embargo, esos accidentes reunieron casi el 40% de los fallecidos (700), lo que confirma la mayor gravedad de los siniestros registrados durante la conducción nocturna. Le contamos cuáles son […]
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso.    Más información
Privacidad